Saltar al contenido

Finisterre, al fin del mundo

No puedes evitar quedarte hipnotizado con tu primera mirada al Cabo Fisterra en la provincia de La Coruña. No sólo las aguas circundantes son de un azul brillante, sino que la escena se ve tan mágica. Rica en historia, la antigua comunidad pesquera de Finisterre no sólo ha sido una inspiración para aquellos que buscan su propia magia, sino que es una tierra de importancia para la peregrinación, el Camino de Santiago. Cuando el mundo todavía era considerado plano, muchos viajes terminaron en el Cabo, donde el sol desaparece sobre el horizonte del Atlántico. El Cabo ha sido desde hace mucho tiempo el lugar de la espiritualidad, la reflexión, las batallas y las tragedias en el mar. Finisterre significa “fin de las tierras” en latín, y en nuestro viaje de hoy, te llevaremos al fin del mundo.

Primero, detengámonos en el impresionante mirador sobre la playa de Langosteira. Más allá del antiguo crucerio hay dos kilómetros de hermosa arena blanca que está llena de turistas y lugareños en días cálidos y soleados. La playa del este y un gran lugar para ver la salida del sol.

Desde tiempos inmemoriales, la pesca ha sido importante para la economía de Finisterre. El puerto cuenta con uno de los puertos más activos de Galicia, con una lonja de pescado donde los lugareños exponen y venden sus capturas del día. La vitalidad de la ciudad se ha concentrado en la zona cercana al puerto, con tiendas y restaurantes con vistas al puerto. Puedes sentarte en una terraza y probar los mariscos locales. El marisco local por excelencia es el percebe, considerado un manjar y no olvide probar también el pulpo a la gallega. Tal vez, sólo quieras relajarte con una copa de albariño, el vino blanco gallego.

Junto con la pesca y la agricultura, el turismo es muy importante para la economía de la región. La población de Finisterre aumenta en verano, ya que el Cabo es un gran atractivo tanto para los peregrinos como para los turistas. El trayecto desde Santiago de Compostela dura aproximadamente una hora, mientras que la caminata dura unos tres días. Frente al puerto, se levanta una estatua que tienen una leyenda que dice “Galegos Espallados Polo Mundo”, o “Gallegos alrededor del mundo”. ¿Sabías que la creación del primer reino medieval de toda Europa se produjo en Galicia a principios del siglo V? Esto fue después de que los Sueves y los romanos, que se debilitaban, firmaran un tratado que pronto se retiraría. Continuamos por el malecón pasando por una playa mucho más pequeña, la Praia Riveira, mientras miramos hacia el centro de la ciudad. Detrás de nosotros, se encuentra otro importante hito de Finisterre….

El castillo, Castelo de San Carlos, fue construido en el siglo XVII para defender la ciudad de los franceses e ingleses. Había sufrido graves daños durante numerosas batallas y durante muchas décadas estuvo en ruinas. Fue reconstruida y hoy alberga un museo dedicado a la pesca. Dejemos el castillo y continuemos nuestro viaje por la carretera asfaltada durante unos tres kilómetros. Usted tiene la opción de caminar, conducir o tomar un autobús que sale del centro de la ciudad para un relajante paseo hasta el final del Cabo. Adelante, hay una vista temprana del faro.

El Faro de Fisterra, el famoso faro que es uno de los hitos más importantes de toda Galicia. El faro fue construido en 1853 y se puede ver en un día despejado a 30 kilómetros de la costa. La costa noroeste de Galicia se llama Costa da Morte, la Costa de la Muerte. La costa es áspera, escarpada y traicionera. Numerosos buques están descansando en el fondo del Atlántico, y se han perdido muchas más vidas. No son sólo los barcos de recreo y de pesca los que tienen problemas, sino que también se produjeron batallas navales bien documentadas entre franceses e ingleses justo al lado del cabo de Fisterra. También se recuerda a los visitantes que deben tener cuidado al caminar por las rocas resbaladizas, ya que aquí también se han producido muertes.

Llegar a este punto es muy memorable y conmovedor. Puede ser difícil de leer, pero el cartel dice 0.00 KM. Para los peregrinos, especialmente los que partieron de St Jean Pied De Port, en el lado francés de los Pirineos, llegan aquí llenos de emoción y agradecidos de que esta parte del viaje haya terminado, y que estén sanos y salvos. Uno sabe que una vez que empiezas a caminar por el Camino, tu viaje nunca termina.

Cerca se encuentra la hoguera donde los peregrinos ofrecen una pieza de ropa para ser quemada como un ritual en el sentido de que el final de su Camino es parte de un nuevo comienzo de vida. A menudo se incluye una nota escrita a mano, posiblemente en memoria de un ser querido, o para arrepentirse de sus pecados. Adyacente a la hoguera está la bota de bronce, también un símbolo del final de esta parte de su viaje. Para algunos peregrinos, las botas desgastadas son sacrificadas en la hoguera.

La observación de delfines es otra actividad popular y, a veces, las vainas se pueden ver desde el Cabo. Hay una estatua en el cabo que simboliza la importancia de estas asombrosas y hermosas criaturas para estas aguas.

El crucerio del fin del mundo. Los peregrinos colocan piedras en esta y otras cruces similares a lo largo del Camino de Santiago por muchas razones. A veces, incluyen notas en papel o tela, en memoria de su viaje y de las lecciones aprendidas, o un abandono del pasado y una mirada hacia un nuevo comienzo. Podría ser una nota para ellos mismos; una promesa que cumplir, un recuerdo de un ser querido, o un arrepentimiento de un pecado. Tal vez se están despidiendo de alguien y están listos para saludar a alguien nuevo. Cualquiera que sea la razón, es personal y significativa.

Nuestro viaje de hoy no está completo todavia, ya que continuamos hasta la cima del Monte Facho, lugar con unas vistas increíbles a la famosa playa, Praia do Mar de Fora y sus alrededores. Similar a caminar por el Camino, estos son recuerdos que durarán toda la vida.

Es interesante notar que los romanos habían construido una carretera hasta este punto, y se cree que una vez hubo un asentamiento aquí. De hecho, en Monte Facho se han encontrado ruinas y artefactos de todos los siglos. Para algunos peregrinos, lugareños y notables, la montaña se ha convertido en un lugar de descanso final; una finalidad del viaje de la vida.

Aunque no tuvimos una puesta de sol clásica desde Praia do Mar de Fora, fue más que especial. El área circundante es también muy hermosa con dunas barridas por el viento y su vegetación acompañante de pequeños arbustos, pastos y flores. Desde aquí, disfrutará de una corta caminata o de un viaje de regreso a Finisterre.

Tanto si llega a pie como sobre ruedas, no dude en darte tiempo para relajarse en la antigua y mágica ciudad de Finisterre. Coma, relájese y visite las playas, los lugares de interés y, por supuesto, el Cabo Fisterra. Salgan al mar y acérquense a los delfines. Observe el amanecer o la puesta del sol y acérquese a sí mismo o a un ser querido.

Cuando vengas a Finisterre, te espera una delicia. No te arrepentirás de tu viaje al “fin del mundo”.

 



El punto más concurrido en el Cabo Finisterre es el mirador del faro con la luz del atardecer irradiando el horizonte


 

Faro de Finisterre

Es el faro más importante de A Costa da Morte. Nos sorprende por su belleza, y por ser el ultimo bastión del mundo conocido para los antiguos romanos. Sus formas rectilíneas, sus ventanales con marcos de madera pintados de verde y el enclave en el que se encuentra lo hacen un lugar muy especial.

Fue construido en 1853, momento en el que fue necesario crear un vigía para evitar mas desastres en las revueltas aguas de la Costa da Morte.

La Torre mide 17 m. y la luz del faro alcanza mas allá de las 30 millas náuticas, todo un referente de la costa atlántica para guiar a los barcos en su navegación por estas aguas tan peligrosas en los días de temporal.

El cabo Finisterre es el origen de innumerables leyendas gallegas que han perdurado hasta nuestros días. El misticismo de este lugar, su paisaje y su tranquilidad, impactan al viajero mas experimentado. Llegar hasta aquí significa culminar la ruta por A Costa da Morte.


El faro de Finisterre es muy probablemente el más visitado de Europa así como el más próximo a América


Leyendas de Finisterre

Iglesia de Nuestra Señora de las Arenas

A finales del siglo XII, un día en que las enfurecidas olas rompían de una manera aterradora, los pobres pescadores cuando recogían sus redes rápidamente para volver al puerto, se dieron cuenta que un gran barco se balanceaba sin poder avanzar en su camino, como si estuviera preso por su áncora.

Los marineros vieron como de aquel barco se arrojaba al mar una gran caja, y esta no se hundía, sino que se mantenía a flote sobre el mar enfurecido; y entonces, el barco son sus grandes velas infladas por el viento proseguía su rumbo.

Las barcas de los pescadores remaron entonces hacia aquella caja misteriosa pero sin que pudieran acercarse a ella, que empujada por la agitada marea, iba acercándose a la costa, hasta varar en la arena.

Enseguida la gente acudió a la playa; con martillos y hachas consiguieron abrir el cajón y los marinero, mujeres y niños que corrían descalzos por el arenal, y todos los habitantes de la villa, vieron, curiosos y asombrados, que dentro de aquella caja estaba un Santo Cristo clavado en la cruz.

Comprendieron entonces por qué el barco que llevaba aquella caja no podía alejarse de allí. Era que el Santo Cristo quería quedarse en Fisterra, y por ello, solo cuando lo echaron al mar que a pudiera acercarse a tierra, el barco logro continuar su viaje.

La imagen fue llevada en procesión a la iglesia y allí permanece siendo objeto de devoción.

Se dice que cuando una gran marejada amenaza invadir la villa de Finiserra, es el Santo Cristo quien la libra del peligro, lo que viene sucediendo desde aquel lejano día en que llego allí. Alguien, en un día de mucho mar, hizo esta sencilla plegaria:

Santo Cristo de Fisterra,

que viñestes polo mar,

libranos do mar a terra

e libranos de afogar

Playas de Fisterra

Playa Langosteira

Playa Langosteira en Finisterre
Playa Langosteira en Finisterre

La playa de Langosteira ocupa casi 2 Km. de litoral. Lejos del oleaje y del viento a que se ven sometidas las playas de mar abierto. Langosteira se caracteriza por por sus aguas tranquilas y cristalinas, así como por la calidad de sus arena. En la parte norte hay un curioso cruceiro que parece presidir el arenal, llamado “Cruz de Baixar”.

Playa de Talón

 

Cala de Talón en Finisterre
Cala de Talón en Finisterre

El camino es aquí una bellísima senda con algo de boscaje de pinos y abundante vegetación marina sobre el paradisíaco y recóndito paraje de la Cala de Talón, desde donde divisamos la playa de Langosteira a la derecha y al fondo Finisterre.

Se encuentra al final de la playa de la Langosteira, aunque hay que salir de esta para acceder.

Playa en forma de ensenada con base de arena de color blanco. Posee aguas tranquilas ya que se encuentra bastante protegida, lo que facilita las condiciones del baño.

Playa de Corbeiro

A escasa distancia de este arenal se encuentra un paseo maritimo que llega a recorrer esta playa. Es una playa bastante frecuentada durante el periodo estival dadas las buenas condiciones de su arena y agua.

Playa de Ribeira

Esta situada en pleno casco histórico, al lado del puerto y el Castillo de San Carlos. Es una playa de gran belleza, antiguo puerto natural del pueblo, y de cuyos beneficios se aprovecha gran parte de la población de Finisterre.

Playa Mar de Fóra

Playa de Mar de Fora en Finisterre
Playa de Mar de Fóra en Finisterre

Una de las mas hermosas de A Costa da Morte, es la mas importante de la s playas de la costa, de gran peligrosidad y fiereza, se han visto multitud de muertes a lo largo de los años. Recientemente se han protegido sus dunas y se ha creado un paseo marítimo que a mejorado sus accesos.

 

Galería

Finisterre, al fin del mundo
5 (100%) 1 vote